El aire acondicionado con calefacción es más barato que con gas

by
El aire acondicionado con calefacción es más barato que con gas

Calentar una casa mediante un aparato de aire acondicionado con aerotermia es un 25 por ciento más barato que hacerlo con una caldera de gas natural. Y si se compara con una caldera de gasóleo, según los estudios de Toshiba, el ahorro asciende prácticamente al 50 por ciento. Por otro lado, un aspecto positivo es que según la normativa, se estaría generando energía renovable. Estos aparatos de aire acondicionado de los que hablamos son bombas de calor, que transfieren la energía desde un foco frío a otro caliente o viceversa. Esto significa que convierten la energía térmica del entorno en calor útil y aprovechable.

Este entorno puede ser la atmósfera, y se habla de aerotermia, puede ser el subsuelo en el caso de la geotermia, o puede ser el agua refiriéndose a la hidrotermia. Lo habitual es que las bombas de calor ofrezcan más energía de la que reciben. A una escala comercial, los aparatos de aire acondicionado aportan tres o cuatro kWh térmicos por cada kWh eléctrico consumido para hacer el intercambio energético con el entorno. En laboratorio, ese rendimiento llega a ser de uno a 10, lo que significa que por cada kWh eléctrico producen 10 kWh térmicos.

Por otro lado, también hay que tener muy en cuenta que la instalación de repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas permite ahorrar una media del 24’7 por ciento del consumo de calefacción en las viviendas de edificios con calefacción central. Este ahorro en los contadores individuales se obtuvo en un estudio de la Universidad de Alcalá para la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción. Los ahorros energéticos medios de las 1.349 viviendas analizadas en este estudio corresponden a unos 7 GWh, que son equivalentes a ocho meses de consumo de energía eléctrica de una vivienda tipo.

El informe confirma que entre las medidas orientadas a ahorrar energía en las instalaciones de calefacción centralizada, el uso de repartidores de costes y válvulas termostáticas es la medida más eficiente por la que se puede optar. Y que este tipo de medidas, además, evita una media de 61 toneladas de emisiones de CO2 al año. Según una directiva europea, de obligado cumplimiento para los países miembros y que España debería haber transpuesto ya, un total de 1’7 millones de viviendas dotadas de un sistema centralizado de calefacción deberían haber instalado contadores de agua y calefacción. Esta medida incurriría en grandes ahorros para estas viviendas que cuentan con sistemas centrales de calefacción.

La calefacción por aerotermia reduce el gasto energético

by
La calefacción por aerotermia reduce el gasto energético

Calentar los hogares con aerotermia es entre un 25 por ciento y un 50 por ciento más económico que con gas natural y gasóleo respectivamente. Los sistemas de calefacción por aerotermia son capaces de calentar los hogares, como mínimo, un 25 por ciento más barato que el gas natural y su precio es un 50 por ciento más bajo, si se compara con los costes de calentar las viviendas con calderas de gasóleo. Así lo confirma un informe realizado tras analizar y comparar las tres opciones en instalaciones reales. Este estudio incluye informes sobre viviendas unifamiliares, comunidades y bloques de pisos en diversas zonas geográficas de España, donde las necesidades de calefacción son muy diversas.

Según el estudio realizado, y tomando como referencia una zona climática con inviernos fríos, el coste de la calefacción por metro cuadrado y año con aerotermia oscilaría entre 3’6 y 3’9 euros. En el caso de las calderas de condensación de gas natural el coste sería de 5 euros por metro cuadrado y año, mientras que para las de gasóleo oscilaría entre los 7 y 9 euros, dependiendo de si los equipos son de última generación o son más antiguos. Tomando como ejemplo una vivienda unifamiliar de 180 metros cuadrados, un ejemplo de una vivienda real, la calefacción por aerotermia consumiría al año 6.667 KWh.

Esos KWh supondrían un coste anual de 687 euros, en el que se incluyen los costes fijos de la factura eléctrica con una tarifa de discriminación horaria. La misma vivienda, con una caldera de condensación de gas, consumiría anualmente 20.747 KWh, con un coste de 937 euros anuales, tras gastar 2.300 metros cúbicos de gas. Mientras que una caldera de gasóleo consumiría entre 2.154 y 2.619 litros de combustible para generar entre 21.930 y 26.677 KWh, con un coste que oscilaría entre 1.293 y 1.572 euros. A estos costes de calefacción hay que añadir también los costes de mantenimiento y propiedad.

En el caso de la aerotermia son prácticamente nulos y de extrema sencillez. Por su parte, las calderas de gas y gasóleo necesitan revisiones periódicas que sólo pueden realizar personal cualificado, lo que al año supone costes añadidos. En cuanto a los precios de adquisición, al comprar un sistema de calefacción por aerotermia se adquiere un equipo con hasta tres funciones distintas, calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente todo el año. Si lo elegimos sólo para la climatización de nuestro hogar obtenemos calefacción y aire acondicionado todo en uno. Y es que los fabricantes de sistemas de calefacción por gas y gasóleo ya han conseguido obtener de estos combustibles el máximo posible de su poder calorífico, no tienen ya margen de mejora.