Google +

La bomba de calor es la mejor solución para el entretiempo

by
La bomba de calor es la mejor solución para el entretiempo

La bomba de calor es una máquina térmica que consigue la temperatura perfecta en cualquier tipo de local o recinto, tanto en invierno, como en verano, pudiendo también producir agua caliente, de una forma sencilla, económica y respetuosa con el medio ambiente. La bomba de calor toma la energía del entorno natural y la transporta al interior de los recintos, calentándolos. También actúa a la inversa, llevando el calor del interior de los recintos hacia el exterior, refrigerándolos. Todo ello de una forma muy eficiente, ya que la bomba de calor es capaz de transportar más calor que la energía eléctrica que consume.

Por tanto, puede aplicarse tanto para la climatización de viviendas y edificios como para la producción de agua caliente sanitaria. Es un sistema versátil y eficiente que, además como toma parte de su energía de fuentes de energías renovables, reduce el número de emisiones respecto a otras tecnologías como las calderas de condensación, de gas, etc. Con la llegada del mes de septiembre, el calor empieza a remitir y son muchos los días en los que al llegar a casa se nota el descenso de temperaturas. Las soluciones basadas en bomba de calor, se convierten en un gran aliado en las épocas de entretiempo, pudiendo utilizarse en modo calefacción para conseguir el ambiente idóneo en el hogar.

La bomba de calor al ser reversible, ya que incorpora la tecnología Inverter, aporta frío o calor según se requiera. Es la solución perfecta para épocas en las que las temperaturas exteriores comienzan a ser más suaves. Además, es uno de los sistemas más eficientes y confortables para combatir el frío y lograr el confort deseado en el hogar. Al utilizar una fuente de energía renovable para su funcionamiento, la aerotermia, no emite gases de combustión y contribuye a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en comparación a otros sistemas de calefacción tradicionales.

Y es que algunos de los beneficios que tiene usar la bomba de calor son la tecnología Inverter, que permite variar la frecuencia consumiendo sólo la energía necesaria en cada momento. Son equipos muy eficientes con calificaciones energéticas muy altas y una muy buen eficiencia energética que pueden ayudar a reducir el consumo de energía en hasta un 30 por ciento. Utilizan refrigerantes de nueva generación que proporciona un alto rendimiento y reduce el Potencial de Calentamiento Global del sistema. Y por último y más importante, nos da calefacción en invierno, aire acondicionado en verano, ofreciendo la temperatura ideal para cualquier época del año.

Hasta 1.000 solicitudes de aire acondicionado algunos días este verano

by
Hasta 1.000 solicitudes de aire acondicionado algunos días este verano

Algunos días de este verano, que han coincidido con las olas de calor, se han llegado a recibir más de 1.000 solicitudes, según los datos obtenidos en un estudio recientemente. Por ejemplo, la última semana de junio hubo una demanda media de 450 instalaciones de aire acondicionado, pero en la primera semana de julio se superaron las 1.000 instalaciones por la ola de calor. Según los datos facilitados, cada verano se repite esta tendencia, pero no sólo por la falta de previsión sino también de reparación. El informe también refleja que si en 2014 se registraron más de 6.000 solicitudes de presupuestos y el año pasado se superaron las 10.000, de las cuales más de la mitad se recibieron en verano.

De seguir ese ritmo este año, en el que ya se han registrado más de 7.000 solicitudes, volverán a superarse las 10.000 solicitudes. En cuanto a la mejor elección del aparato de aire acondicionado, se recomienda tener en cuenta ciertos aspectos como mirar la potencia, clasificación energética y presión sonora del equipo de climatización. Además, según el tamaño de la zona a acondicionar necesitaremos una potencia determinada, así, para una estancia de 30 metros cuadrados será necesaria una potencia de unos 2’7 kilovatios. Además, la clasificación energética es la relación entre las frigorías que produce el aparato y el consumo eléctrico, la escala va de A+++ a D, cuanto mejor sea, más se ahorrará en la factura de la luz.

Por otro lado, en lo que se refiere a la presión sonora, esta nos indica el ruido que va hacer el aparato de aire acondicionado, si va a colocarse en el dormitorio ten en cuenta que como máximo sea de 24 decibelios. También hay que tener en cuenta que si el aparato tiene tecnología Inverter, detecta los cambios de temperatura para proporcionar la potencia necesaria en cada momento, esto supondrá un ahorro del 25 por ciento de la factura. Los aparatos que funcionan con wifi o mediante aplicación se pueden controlar desde el móvil incluso estando fuera de casa.

En este sentido, algunos incluyen el control de presencia, que permite que el aparato se instale automáticamente cuando no haya nadie en una estancia. Los modos ecológicos también son muy recomendables ya que pueden ahorrar un 30 por ciento del consumo, como la función nocturna que permite programar las funciones para que se apaguen por la noche. El coste de la instalación de estos aparatos de aire acondicionado, incluyendo la máquina de aire, se sitúa en 1.000 euros, según una muestra de 2.000 precios presupuestados. Además, el coste de mantenimiento se sitúa en los 60 euros de media, así como para recargas y otras revisiones.

Como ahorrar este verano en aire acondicionado

by
Como ahorrar este verano en aire acondicionado

En este artículo queremos darte una serie de consejos para que puedas ahorrar energía y por tanto ahorrar dinero en aire acondicionado. Y es que aunque el aire acondicionado sea muy necesario en verano también produce un elevado consumo de energía. Hay que tener en cuenta que si con estos consejos conseguimos ahorrar energía, también reduciremos el consumo y esto nos ayudará a ahorrar en la factura eléctrica. Empezaremos hablando del aparato de aire acondicionado en sí, ya que un equipo de aire acondicionado eficiente consume menos energía. La clasificación energética es el indicador de eficiencia energética del aparato y a mayor calificación energética menor consumo de energía. Un equipo de aire acondicionado eficiente gasta hasta un 60 por ciento menos de electricidad.

También hay que hacer un uso eficiente del aire acondicionado ya que por cada grado que desciende la temperatura provocamos un aumento de un 8 por ciento del consumo energético. Es preferible que la casa se enfríe progresivamente, alcanzando la temperatura de confort deseada, que en verano se calcula entre 24 y 26 grados. Además, no por poner una temperatura muy baja se enfría antes la casa. También es bueno esperar entre 5 y 10 minutos antes de encender el aire acondicionado cuando llegues a casa o al trabajo y apágalo 30 minutos antes de salir. En vez de apagar y encender continuamente el equipo, déjalo encendido a una temperatura más alta, así evitarás que consuma tanto.

Aunque si te vas a ir por varias horas es preferible que lo apagues del todo, para evitar un consumo eléctrico continuo. Los modos Eco y los sensores de presencia te ayudarán a hacer un uso más eficiente y no derrochar energía. Corre cortinas y baja persianas en las horas más calurosas para evitar el sobrecalentamiento de la casa. Ventila, en horas de menor calor, aprovecha el aire exterior para refrescar la casa. También es importante la colocación del equipo para que el climatizador cumpla su función adecuadamente. El lugar óptimo es donde haya una buena circulación del aire.

Hay que evitar abrir puertas y ventanas mientras el aire acondicionado esté funcionando para evitar pérdidas de energía. También es importante que se le haga un buen mantenimiento y limpieza al aire acondicionado. Y es que gracias a esto se mejorará el rendimiento del equipo de aire acondicionado. En ocasiones abusamos  y encendemos demasiado los equipos de aire, incluso cuando no hace tanto calor. Por eso, en la medida de lo posible, no uses los equipos de aire acondicionado a menos que sea necesario o apoya estos sistemas con el uso de ventiladores que también contribuyen a la circulación y enfriamiento del aire.

¿Quieres poner aire acondicionado en casa?

by
¿Quieres poner aire acondicionado en casa?

Si quieres poner aire acondicionado o un sistema de climatización en casa te vamos a dar varios consejos. Lo primero que queremos decirte es que como puedes ver, climatizadores, sistemas centralizados, climatización por zonas, aparatos de aire acondicionado, existen múltiples opciones para climatizar un espacio y deberemos de elegir el sistema que más se adecue a nuestras necesidades.

El primer paso que deberías tener en cuenta es hacer el cálculo de frigorías por metro cuadrado para conocer qué potencia de refrigeración necesitas. En internet puedes encontrar tablas orientativas que resume la potencia que puede necesitar un espacio según los metros cuadrados que tenga. Resumiéndolo, el cálculo de frigorías se utiliza como base del cálculo unas 100 frigorías por metro cuadrado, por lo que un cuarto de 40 m2 necesitará un aparato de 4.000 frigorías. Para fomentar una mayor eficiencia energética, se puede hacer el cálculo de frigorías multiplicando en vez de por 100, por 50, ya que características como la tecnología “inverter” en los equipos de aire acondicionado ayudan a enfriar progresivamente.

El segundo paso a seguir sería elegir un sistema de aire acondicionado, algo más fácil ahora que ya sabemos cuántos metros queremos climatizar. Puedes optar por uno sin instalación si no quieres complicaciones, optando por un equipo de aire acondicionado portátil. Otra opción es elegir uno con instalación si es un espacio pequeño o una sola habitación, opta por un equipo de aire acondicionado, que consta de una unidad interior y otra exterior y debe ser instalada por un profesional. Si por el contrario, necesitas climatizar diferentes habitaciones de una vivienda la mejor opción es un sistema centralizado de aire acondicionado, formado por una unidad exterior y varias unidades interiores, que pueden ser splits, conductos, cassetes y consolas a través de las que se pueden climatizar las diferentes estancias.

El tercer paso es optar por un sistema eficiente, con clasificación energética alta de tipo A+.  La entrada en vigor de la directiva de Ecodiseño y Etiquetado Energético obliga a fabricar equipos de mayor eficiencia energética y mejor comportamiento ambiental para progresivamente ir retirando los equipos que generan más emisiones de gases de efecto invernadero. Todos los productos cuentan con una etiqueta energética en la que se puede consultar la clasificación energética, el consumo anual de energía en Kw/h al año, el nivel de potencia acústica en dB, etc. Por último, si ya estás seguro pide un presupuesto e instala el aire acondicionado en casa, pero siempre deja el trabajo en manos de personal cualificado. Nosotros desde aquí os recomendamos Mantenimientos e Instalaciones Zaragoza.

Claves de la rehabilitación energética de edificios

by
Claves de la rehabilitación energética de edificios

La rehabilitación energética de un edificio a gran escala afecta a toda la estructura del mismo, lo que requiere una considerable inversión y planificación. Los propietarios o comunidad de vecinos que decidan llevar a cabo la rehabilitación de su edificio deben saber cuáles son los pasos a seguir, qué actuaciones conlleva una rehabilitación energética completa y eficaz y cuáles son las ayudas de las que disponen. Y es que casi el 60% de las viviendas españolas fueron construidas antes de 1980 y cuentan con aislamientos deficientes y escasas medidas orientadas a la eficiencia energética.

El sector residencial es el responsable del 24% del consumo total de energía final del país, la rehabilitación energética del parque inmobiliario se presenta como uno de los pilares básicos para conseguir los objetivos europeos de reducción de emisiones de CO2 en un 20% de cara a 2020. Hay muchas medidas que pueden tomarse a nivel de cada vivienda para mejorar la eficiencia y el ahorro energético de la misma. Teniendo en cuenta que sólo los sistemas de climatización ya consumen el 50% de energía de una vivienda, sustituir antiguos sistemas poco eficientes por nuevos aparatos como calderas de condensación, bomba de calor, etc. puede ser un primer paso muy importante a llevar a cabo.

El primer paso a seguir sería hacer una Auditoría Energética del Edificio que se trata de un estudio que hay que realizar para conocer la situación y el uso de la energía del edificio y su coste asociado. De esta auditoría resultará la Certificación Energética del Edificio y su calificación energética. El resultado de la auditoría energética nos indicará qué medidas debemos llevar a cabo para conseguir mejorar la calificación energética del edificio y por tanto, consumir menos energía.

El segundo paso serían las actuaciones sobre los distintos elementos, como el escaso aislamiento térmico, las fugas de aire y una ventilación inadecuada son los principales focos de pérdidas de energía de un edificio. La rehabilitación energética eficiente debe centrarse sobre todo en solucionar estos tres puntos llevando a cabo diferentes actuaciones. Actuar sobre el aislamiento térmico implica aislar correctamente la fachada y el tejado. Insuflar material aislante en el hueco que queda entre el espacio interior habitado y el exterior o instalar ventanas aislantes. La estanqueidad es evitar las corrientes incontroladas de aire. Algunas vías más frecuentes de fugas de aire son rejillas de ventilación, huecos entre ventanas y pared.

Y por último la ventilación, un edificio que no cuenta con sistemas de ventilación mecánica controlada, generan pérdidas de calor  al ventilar las estancias abriendo ventanas y puertas. La instalación de un correcto sistema de ventilación natural mediante conductos y rejillas o de ventilación mecánica y aparatos como recuperadores de calor, reduce en un 90% la demanda de calor de un edificio. Al margen de las actuaciones generales a nivel de estructura del edificio, es recomendable actualizar los sistemas de climatización, iluminación y ascensores por unos más eficientes. No olvides que hay ayudas a la rehabilitación energética de edificios que son precisamente para mejorar la eficiencia energética de las fachadas o las instalaciones de calefacción y de iluminación, etc.