Google +
¿Sabes la historia de cómo se inventó el aire acondicionado?

El primer lugar, el aire acondicionado es el proceso que se considera más completo de tratamiento del aire ambiente de los locales habitados; consiste en regular las condiciones en cuanto a la temperatura humedad, limpieza y el movimiento del aire dentro de los locales que lo tienen. Entre los sistemas de acondicionamiento se cuentan los autónomos y los centralizados. Los primeros producen el calor o el frío y tratan el aire y los segundos tienen un acondicionador que solamente tratan el aire y obtienen la energía térmica de un sistema centralizado.

Un primer acercamiento podría ser el de los egipcios, que ya tenían métodos muy socorridos para reducir los calores veraniegos, aunque fueran un poco bestias. Esta solución algo extraña consistía en que tres mil esclavos del soberano desmantelaban a diario las paredes de su estancia y volvían a colocar los bloques de piedra ya refrescados durante la noche del desierto del Sahara. Pero no fue hasta el comienzo del siglo XX cuando se dio con el secreto de la refrigeración moderna y la climatización. Fue concretamente el ingeniero estadounidense Willis Haviland Carrier, quien acababa de obtener su primer empleo en una compañía de impresión y su jefe se devanaba los sesos cada vez que tenía que imprimir a cuatro tintas.

Y es que los cambios de temperatura y humedad del taller alteraban las dimensiones del papel frustrando la impresión a color. Carrier acabó diseñando una máquina que controlaba la temperatura y la humedad por medio de tubos enfriados dando lugar a la primera unidad de aire acondicionado de la historia. Desde entonces se dieron una serie de fórmulas, patentes y mejoras que fueron mejorando el dispositivo hasta que el definitivo llegó tras otro cálculo de Carrier en 1911. Este invento paso en 1925 de los almacenes de Nueva York al Teatro Rivoli en el que para dejar de perder espectadores durante los meses de verano instalaron un equipo de enfriamiento de esos.

Después de esto los cines empezaron a montarlos también ofreciendo dos horas de entretenimiento y estar fresco, aunque tuvieron que subir el precio de la entrada para poder hacer frente a la factura de la luz, también empezaron a ofrecer películas que atrajeran a más público a sus salas. Y es que ahora nadie se imagina una vida sin aire acondicionado y más con las olas de calor que estamos sufriendo este año en España. No pases calor en verano y pon aire acondicionado en Zaragoza. En esta página web tienes a los mejores profesionales para que te asesoren en aire acondicionado.