Google +
¿Puede el aire acondicionado perjudicar nuestra salud?

La respuesta rápida es si, y es que el aire acondicionado sí que puede perjudicar nuestra salud, aunque llevando a cabo un correcto mantenimiento que garantice su buen funcionamiento, no habrá nada de qué preocuparse y el aparato de aire acondicionado solo nos producirá un mayor confort en los meses más calurosos del año. Y es que hay que tener en cuenta que estos aparatos de aire acondicionado necesitan un correcto mantenimiento para garantizar su buen funcionamiento y evitar daños a nuestra salud. Y es que estos equipos de aire acondicionado son muy necesarios en los meses de verano para mantenernos frescos y de buen ánimo, esta estudiado que sin aire acondicionado la productividad laboral baja considerablemente.

Aunque cuando estos sistemas de ventilación no reciben el mantenimiento adecuado y no están en óptimas condiciones, pueden generar alergias, picor en los ojos, sequedad en la piel, congestión nasal, ronquera, romadizo, gripe, etc. por lo que es muy importante llevar el mantenimiento de los equipos de aire acondicionado al día y dejar que se encarguen de él auténticos profesionales, nosotros en Zaragoza te recomendamos que acudas a Mantenimientos e Instalaciones Zaragoza, Mizar.

Además, el no llevar a cabo el mantenimiento de estos sistemas favorece a la propagación de hongos y bacterias que se diseminan por los conductos, provocando molestias rino faríngeas, irritaciones dérmicas y en personas con problemas respiratorios, como asma, puede provocar, faringitis u otras enfermedades infecciosas. En ese sentido, algunos expertos han elaborado una lista con ocho recomendaciones para mantener en perfecto estado los equipos de aire acondicionado y evitar posibles problemas de salud.

Estas recomendaciones son, antes de empezar a usarlo en los meses de verano, procurar realizar una revisión técnica para verificar presión, consumo, temperatura y el estado de los filtros. Por otro lado, los filtros son la principal barrera protectora de estos equipos, por ello, hay que procurar limpiarlos mensualmente para eliminar el polvo y otras partículas que puedan causar alergias producto de bacterias y hongos. También hay que limpiar los ventiladores o salidas de aire semanalmente para evitar la acumulación de polvo. Por otro lado es importante mantener cerradas las ventanas siempre que el aire acondicionado esté funcionando.

También debes saber que los equipos de aire acondicionado o las salidas de aire no deben ubicarse en zonas en las que suela haber personas debajo. También es conveniente comprobar la instalación eléctrica y que todos los cables estén en perfecto estado. Otras cosas que hay que saber es que la temperatura recomendada en verano está entre los 22 y los 24 grados mientras que en invierno, para la calefacción sería entre los 21 y los 23 grados. Por último debes conocer que es importante regular la humedad del ambiente entre un 40% y 60% máximo para evitar la resequedad de las mucosas nasales.