Google +
Historia y evolución del aire acondicionado

Muchas veces, los mejores inventos llegan de forma inesperada y buscando como objetivo otra ventaja diferente a la finalmente alcanzada, y este es el caso del aire acondicionado.

Fue en 1902 cuando un señor llamado Willis Haviland Carrier ideó lo que hoy conocemos como aire acondicionado, un invento que sigue en plena vigencia y más aún en estos calurosos días veraniegos en ciudades como Zaragoza.

Y es que Willis Haviland Carrier trabajaba en una empresa de calentadores en New York y tuvo noticias de un dueño de una imprenta de Brooklyn que necesitaba una solución para luchar diariamente contra la humedad y los cambios constantes de temperatura en su taller, ya que hacían que el papel se contraía o expandía, se complicaba la fijación de la tinta y la linealidad de la misma sobre los papeles. Willis Haviland Carrier, investigó cómo solucionarlo y creó el primer sistema que permitía  controlar la temperatura y la humedad mediante un sistema que instaló en la imprenta, de tubos refrigerados.

Es decir, los aparatos de aire acondicionado nacieron con la idea de controlar la humedad, lo que no es hoy en día su objetivo principal, si bien es cierto que de todos es sabido que algunos aparatos de aire acondicionado resecan mucho el ambiente. Carrier patentó su aparato de aire acondicionado en 1906 y lo llamó “aparato para tratar el aire”, en 1915 fundó su propia empresa, que todavía existe, y suministró sistemas de enfriamiento para casas, teatros, tiendas y grandes almacenes y hoteles.

Mucho ha llovido desde entonces, y ahora contamos con numerosos modelos de aparatos de aire acondicionado y de diversos sistemas de climatización para mantener una temperatura agradable en nuestros hogares, en locales comerciales, tiendas, en definitiva, en todo tipo de recintos y edificios.

En el ámbito de los aires acondicionados para casa, están triunfando los aparatos de aire acondicionado de Splits y Splits Inverter, tanto con bomba de calor como sin ella. También en los hogares, pero con más presencia en oficinas y locales, tenemos los sistemas de aire acondicionado por conductos. También contamos con sistemas de refrigeración industrial, y de todos estos tipos de climatización en Zaragoza, nos encargamos en Aire Acondicionado Zaragoza, tanto de su instalación, como de su mantenimiento y por supuesto, asesoramos a todos nuestros clientes sobre cuál es el sistema de climatización más adecuado según las circunstancias de cada uno.

También sabemos de la importancia de la eficiencia energética y de la necesidad de ahorro, siendo nuestra recomendación que antes de adquirir un aparato de aire acondicionado, se consulte la etiqueta energética, y se compare la eficiencia energética de los aparatos y sus niveles de consumo. Recientemente se ha simplificado la clasificación energética que se muestra en los aires acondicionados, con una escala de la A a la G, siendo la A la de mayor eficiencia energética.