Google +
¿Cómo revalorizar tu casa un 20%?

Si quieres que tu casa aumente de valor, hay una serie de características que hacen que tu casa sea vista de una manera mucho más valiosa, y todo empieza por ponerse manos a la obra, o mejor dicho, dejando en manos de los profesionales las reformas necesarias para revalorizar tu casa.

Sin duda una casa recién reformada, y bien reformada, es un poderoso argumento de venta, además de serlo para ahorrar en la factura de la luz. Pero a pesar de ello, se acometen pocas reformas en nuestro país, de cada 100 viviendas solo se reforman 4 año, así que puedes aprovechar este enorme ventaja para revalorizar tu piso.

Expertos estiman que una reforma integral en un piso de 90 metros cuadrados, puede rondar los 50.000 euros, depende de la ciudad, etc., pero que una vivienda en malas condiciones pierde el 25% de su valor, con lo que una reforma es una inversión de lo más rentable.

Especialmente las mejoras relativas a la instalación eléctrica y electrodomésticos, son de lo más rentables.

Los consumidores cada vez nos fijamos más en la factura de la luz, así que si quieren vender o alquilar tu casa a un buen precio, asegúrate de tener un buen aislante térmico y acústico, el consumidor sabe que así gastará mucho menos en calefacción y aire acondicionado, y es que una casa rehabilitada en este sentido, reduce el consumo de la luz hasta en un 90%. Es importante que la instalación del aire acondicionado esté hecha por expertos y que se haya realizado el mantenimiento necesario, y si el aparato es eficiente energéticamente, mucho mejor.

También es importante, sobre todo cuanta más antigua sea la vivienda, el tener las instalaciones de saneamiento y abastecimiento de agua en buenas condiciones, así como por supuesto, la red eléctrica y de gas en caso de existir. Esto es muy importante para revalorizar un piso y para mantener la seguridad en el mismo, tanto para el propietario o el inquilino como para los vecinos del inmueble.

Y es que la aparición de humedades genera diversos malestares: es estéticamente fea, genera frío, se crea un foco de bacterias que afecta a la salud, etc. y estas pueden venir de unas tuberías rotas o de un aislamiento insuficiente, en cualquier caso es una situación a subsanar en cualquier caso y más aún si queremos revalorizar nuestra vivienda.

Muchas veces a la hora de pensar en reformas en el hogar, se comienza por lo que más se ve, por pintar un dormitorio o por cambiar el mobiliario de la cocina, pero una reforma que se limite a modernizar el mobiliario de la casa no es suficiente, como decíamos, es más importante y valioso que se disponga de un correcto sistema de electricidad, climatización y aire acondicionado, que el color de las paredes.