Google +
Cómo elegir el calefactor que necesitas para cada cuarto

Parece que al fin llega el frío del invierno y hay que empezar a poner la calefacción, si todavía no la habías utilizado. Seguro que estos días te estés dando cuenta de que tu viejo calefactor no calienta tanto como recordabas o que ya no te apetece pasar frío y necesitas actualizar tu sistema de calefacción. En este post vamos a enseñarte las diferentes alternativas y tipos de calefacción disponibles, para que puedas elegir la que se mejor se adapte a tus necesidades, teniendo en cuenta la habitación de la casa que quieres calentar.

Empezaremos por los espacios pequeños como un baño o un vestidor, que además se necesita que se calienten rápidamente, por lo que lo mejor es un calefactor que es capaz de calentar una estancia en poco tiempo. Los calefactores tienen un ventilador que fuerza el aire frío a través de las resistencias y lo expulsa caliente. Esto ayuda a que la habitación se caliente en pocos minutos y a que notes ese calor enseguida. Por otro lado, los nuevos radiadores secatoallas son una excelente elección para el cuarto de baño, ya que están pensados para no sólo calentar la estancia y que tu ducha sea agradable, sino que además cuando salgas te puedas envolver en una toalla caliente.

Pasamos a espacios de la casa de tamaño medio como pueden ser el un dormitorio o un despacho hay varias alternativas en función del uso que vayas a darle al espacio, del momento del día y también de tus preferencias. Los emisores térmicos funcionan por convección. El emisor calienta una resistencia, que, a su vez, calienta el aire, que asciende creando una corriente que calienta la habitación. El funcionamiento de los radiadores de aceite es muy similar al de los radiadores eléctricos, solo que en este caso la resistencia calienta un aceite, que se distribuye por el radiador, y éste calienta el aire. Las estufas eléctricas, también conocidas como estufas por radiación, utilizan radiación electromagnética para calentar. La estufa eléctrica es estupenda para ponerla cerca de la mesa del trabajo y que te caliente, pero también para ponerla cerca del sofá en estancias más grandes que no quieras caldear enteras.

Por último, añadir que los aires acondicionados modernos incluyen un sistema de calefacción mediante bomba de calor. Este sistema, al igual que ocurre en las secadoras de bomba de calor, consigue aprovechar mucho mejor la energía eléctrica y consume aproximadamente una tercera parte de lo que consume un radiador o un calefactor eléctrico. El aire acondicionado con bomba de calor es perfecto para calentar habitaciones de todos los tamaños justo a la temperatura que quieras, ya que puedes fijarla y él solo regula el flujo de aire necesario.